¿Tienes buena técnica al nadar?

Según los resultados de un estudio realizado en el Inglaterra, le tomó a un grupo de nadadores con poco entrenamiento 50% más oxígeno para alcanzar la misma velocidad de nado en el estilo crol que a su contraparte que ya estaba atravesando por un período entrenamiento.


Como en muchos otros deportes, la práctica regular y consistente asegura que se logre un progreso sostenido, pero nadar sin propósito tan solo te enseñará a nadar mucho, pero no mejor. Por eso decimos: “en natación, la técnica es todo”. Al mejorar tu técnica encontrarás que disfrutas más del deporte, nadarás más rápido y lograrás cosechar mejores fruto de la práctica del mismo.


Mediante la perfección y dominio de los aspectos técnicos de la natación se logra:

  • Un mejor desplazamiento en el agua

  • Una mejor propulsión del cuerpo a través del agua

  • Una mejor eficiencia, o sea, menos brazadas durante el transcurso de los entrenamientos y competencias.

  • Menos movimientos verticales, en estilos como el pecho y la mariposa

  • Menor movimiento lateral (culebreo), en estilos como el libre (crol) y el dorso (espalda)

  • Menos turbulencia generada por el movimiento del nadador en el agua.

  • Menos fatiga creada por la resistencia que ejerce el agua sobre el cuerpo humano.

  • Diseñar entrenamientos específicos para cada atleta.


La técnica, básicamente depende de:

  1. La posición corporal

Observando a un nadador desde una perspectiva lateral, su cuerpo debe estar plano de la cabeza a los pies y, asimismo, paralelo con respecto a la superficie del agua.



Si las piernas del nadador se encuentran muy por debajo de la superficie del agua, esta postura aumentará significativamente su área frontal, causando su eventual desaceleración. Hasta cierto punto, la composición corporal del nadador – el porcentaje de grasa corporal, cantidad de masa magra y huesos – determinan su posición en el agua (la grasa flota más que el músculo). Sin embargo, un error en la postura del nadador causará una pobre alineación de su cuerpo en el agua, lo que se traducirá en un aumento sustancial de la resistencia que afecta al nadador.


Pero, mientras el cuerpo necesita estar en la posición más plana posible para reducir al máximo los efectos de la resistencia, debe también rotar de lado a lado; lo que llamamos el movimiento de rolido. Esta esta una habilidad característica de los mejores nadadores.

Al realizar este movimiento, el nadador reduce la resistencia y aumenta el rango de movimiento de su brazada, activando los músculos de la espalda para lograr propulsión, en lugar de depender de los músculos más pequeños y más débiles localizados en los hombros.


Al observar a un nadador desde la perspectiva frontal, verás que su cuerpo ejecuta un rolido de aproximadamente 45 grados. Un rolido bien realizado facilitará la ejecución de la respiración lateral, asistiendo al nadador a realizar un correcto recobro de los brazos, caracterizado por el codo alto.


2. La mecánica correcta


Cuando nadas, te agarras o enganchas del agua para crear la propulsión que te hace avanzar hacia adelante. Los buenos nadadores poseen la habilidad de agarrar más agua y por lo tanto lograr propulsar sus cuerpos mayor distancia por cada brazada.


Para lograr el agarre de un mayor volumen de agua, la mano debe realizar un movimiento de aceleración desde el inicio de la brazada al final de la brazada. Para que entiendas donde debe iniciar este movimiento, piensa en mantenerte largo mientras te encuentres en el agua.


3. Distancia por brazada

Los mejores nadadores del mundo no se desplazan por más distancia realizando brazadas veloces, ellos simplemente logran un mayor desplazamiento por cada brazada. Mientras más avances por brazada, menos brazadas realizarás por cada largo. Esto no solo te hace más eficiente, también te ayuda a ahorrar mucha energía.


4. La coordinación de las brazadas

En el estilo libre o crol, la coordinación de los brazos es una de las herramientas más importantes para la eficiencia de un nadador. Te ayuda a mantener una mejor posición del cuerpo en el agua, optimizando tu distancia por brazada y creando el momento preciso para realizar la respiración sin la necesidad de apresurar este gesto.


Es por esto que en Blue Lane realizamos ejercicios o “drills” en cada una de nuestras categorías, para ir logrando poco a poco la mejor técnica de nado en niños y adultos.


¡Pregunta a tus entrenadores la mejor manera de lograr una excelente técnica, solo es cuestión de trabajar y pulir el estilo hasta que lo logres!

10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo